Me cansé de ser bueno

tyler-mullins-78917-unsplash
Photo by Tyler Mullins on Unsplash

Esa fue la expresión de un joven de 21 años mientras avanzaba nuestra conversación. Y es que, a lo largo de su corta vida ha estado dispuesto y disponible para ayudar desinteresadamente a quienes le han necesitado. Sin embargo, el resultado ha sido el mismo: abandono y soledad en sus peores momentos.

Es muy probable que muchos, no solo nuestros jóvenes, se encuentren renunciando a la bondad como consecuencia de tantas decepciones que enfrentan a diario. La pregunta que haría es ¿por qué dejamos de anhelar el bien? Para responderla, echa un vistazo a un día de tu vida, ¡sólo uno! Te animo, pues, a que completes el siguiente ejercicio. Verás que es muy simple y te ayudará a ponerte en perspectiva. Pero no te engañes, ¡hazlo con sinceridad!

Instrucciones generales: Completa la tabla que aparece a continuación. Al responder, considera como Vivencias Positivas todo lo bueno que viviste hoy desde el momento en el que abriste los ojos hasta antes de irte a dormir. De igual modo, lo harás con las Vivencias Negativas. En la tercera columna anota todo lo que sucedió de forma inesperada y que añadió una chispa de alegría a tu día.

EVALUACIÓN DE MI DÍA

Vivencias Positivas (+)

Vivencias Negativas (-)

Eventos Sorpresa (+)

1. 1. 1
2. 2. 2.
3. 3. 3.

Al concluir el ejercicio verás que siempre son más las vivencias positivas que las negativas. Sucede que con frecuencia brindamos mayor atención a lo que nos duele, cuesta o desagrada. Como diría una gran mujer, Victoria Martínez, “muchos regalos vienen envueltos en forma de dificultad”, pero al final siguen siendo regalos.

Disfruta cada regalo con el que Dios te sorprende a diario, desde algo tan simple como un amanecer hasta algo tan valioso como tu familia, amistades, pareja o hijos.

¡No te canses de hacer el bien, es la tarea que más bendición y satisfacción brinda al alma! Al final de todo lo que hayas conquistado en esta vida, sólo podrás llevarte el bien que hayas realizado.

Copyright © Sencillamente Vive

Publicado en SV

Deja un comentario