Y cuál es la actitud

Photo by alexander bracken on Unsplash

Hemos iniciado un “nuevo año”. Sin embargo, aunque parece algo muy cotidiano, si reflexionamos, veremos que es mucho más que un simple comienzo.

Hay una frase popular que dice: “por algo se empieza”. Evidentemente es así. Podríamos decir que “un año” es como el colectivo de “365 días”. Para llegar a celebrar un año más, hace falta reconocer dos realidades. La primera, que para comenzar el nuevo año solo podrás vivir un día a la vez. La segunda, que para decir que lo culminaste, debes haber vivido 365 días. Suena casi como un problema matemático, pero no lo es. Es una realidad tan ordinaria que, con frecuencia perdemos de vista. Sin embargo, tendríamos que trascender un poco más y a reflexionar al respecto…

  • Para muchos el primer día del año fue el día de su muerte, de su entierro o de su desaparición; otros daban gracias por una nueva oportunidad de vida o celebraban el reencuentro del ser perdido.
  • Para otros fue el día en el que perdieron al ser que más amaban, mientras muchos celebraban el día en que le conocieron por primera vez.
  • Para algunos, literalmente fue el primer día de su vida; a otros, ese mismo día, les privaron de ese don en nombre de una falsa libertad.
  • Al iniciar este año, innumerables parejas decidieron darse una nueva oportunidad, mientras que otras se separaron definitivamente con la trillada frase “es que se acabó el amor”.
  • Muchos abuelos fueron condenados a un hogar de ancianos, mientras que otros tuvieron la dicha de ser acogidos en los hogares de sus hijos.
  • Muchos se aferraron al odio y al rencor, mientras otros abrazaron el perdón.
  • Algunos libremente se esclavizaron, mientras otros tantos esclavos reconocieron sus ansias de libertad y la hicieron parte de sus vidas.
  • Unos iniciaron un nuevo negocio explotando a los demás de diversas formas; otros reconociendo su dignidad personal y la dignidad de sus semejantes, crearon organizaciones mediante las cuales promueven la sanación personal y el bien común.
  • Algunos negaron radicalmente la existencia de Dios, mas otros tantos, arrepintiéndose de sus faltas, le confiaron sus vidas (su pasado, su presente y su futuro).

Sea cual sea la aseveración que más se asemeje a tu historia personal, te pregunto: con qué actitud vivirás este nuevo año. Sabemos que su llegada en sí misma no cambiará nuestras vidas. Es un hecho que tendremos que enfrentar un sinnúmero de situaciones, al momento desconocidas para nosotros. No es un secreto que, unas nos llenarán de profunda alegría y otras nos colmarán de profundo dolor. La vida seguirá siendo vida, el plan de Dios seguirá vigente y sobre ninguna de las anteriores tienes control. Solo una cosa puedes controlar: la forma en que actúas ante lo que te sucede.

El psiquiatra austriaco Viktor Frankl dijo: cuando no podemos cambiar una situación tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos. Si ya sabemos que no podremos cambiar muchas situaciones en la vida, entonces aprendamos a controlar la forma en que reaccionamos ante ellas. Para ello es vital conocernos y educarnos a nosotros mismos. En nuestros próximos artículos, compartiremos algunas formas en la que podrás iniciar este camino de autoeducación. No olvides responder la pregunta con qué actitud vivirás este nuevo año. Una vez tengas la respuesta, repítela y escríbela donde puedas verla. Así iniciarás esta nueva oportunidad como dicen por ahí “con el pie derecho”. Hasta la próxima.

Copyright © Sencillamente Vive

Publicado en SV